Financiamiento Publico

Información

Cuando ocurren momentos difíciles, la gente marginalizada normalmente son los primeros en perder. La recesión económica reciente no es ninguna excepción. Mientras los gobiernos locales intentan averiguar cómo balancear el presupuesto durante momentos difíciles, los servicios sociales normalmente son los primeros en perder.

Dado a la discriminación y el prejuicio, la gente trans y de género variante tienen más probabilidades de ser pobres, de no tener hogar/alojamiento, de ser desempleados, de no tener cuidado de salud, etc. La gente trans también tiene la posibilidad de tener que lidiar con este mundo hostil y por esto muchos tienen VIH simplemente porque les toca trabajar en la industria sexual o usar drogas.

Peor, los servicios sociales que suministran atención medica, comida, rehabilitación de drogas, servicios para VIH, alojamiento, o necesidades esenciales muchas veces no son accesibles para gente trans dado a la ignorancia y al prejuicio contra la gente trans.

Por estas razones, sentimos que es absolutamente vital que aseguremos que estos servicios sociales son financiados apropiadamente y que tengan bastantes empleados para poder acomodar y ayudar a las comunidades trans.

Mientras tanto, la ciudad gasta innumerables dólares de impuesto hacia programas como “Zonas sin Prostitución” o al arrestar a miles de residentes de DC por crímenes que no son violentos o que surgen simplemente por razones de sobrevivencia. Mucha gente trans tiene que trabajar en la industria sexual y tomar parte en “crímenes” simplemente por el estigma, el aislamiento y la desesperación. Programas caros como la de las Zonas sin Prostitución hacen muy poco para poder mejorar las condiciones de vivienda para los trabajadores de esta industrial.

A largo plazo, sería mucho más barato y más seguro si el Distrito invertiría dinero en programas que reducen la pobreza y que promueven los derechos de las personas a tener alojamiento, comida, empleo y educación para que aquellos que son marginalizados se puedan apoyar. Por ejemplo, en vez de gastar dinero para arrestar a los empleados de la industria sexual, la ciudad podría financiar programas que ayudaría a la gente trans mantenerse fuera de las calles.

En vez de hacer esto, los programas que ya están haciendo bastante trabajo, se están encontrando en situaciones donde sus presupuestos están siendo reducidos por millones de dólares. Debemos pelear para asegurarnos de que podemos continuar financiando estos programas para mantener nuestra red social segura, especialmente para aquellas personas que son marginalizadas como la gente trans, quienes son los que más lo van a necesitar.

Nuestra Campaña

En el 2009, DCTC presionó al Consejo Ciudadano para que siguiera financiando organizaciones vitales como el Transgender Health Empowerment y otras organizaciones que proveen alojamiento, referencias, prevención de VIH y otros servicios para la gente trans. También hemos trabajado con grupos que representan una variedad de intereses como grupos de labor, iglesias, empresas locales y comunidades de activistas para asegurar de que tengamos financiamiento.

Aunque ese esfuerzo no funciono, también nos esforzamos para reunir dinero para algunos servicios que estaban en crisis económica. Seguimos animando  a las personas que tienen la posibilidad de donar a ciertas organizaciones como THE.

¡Manténgase al tanto mientras entran los presupuestos del año que viene!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s